Atracción a través del lenguaje corporal

Escrito por Mario Longo

El poder de la comunicación no verbal

A menudo subestimamos el poder de la comunicación no verbal en nuestras interacciones diarias.  El 93% de la comunicación es no verbal, dejando sólo el 7% al contenido verbal. El lenguaje corporal, las expresiones faciales y el tono de voz juegan un papel crucial a la hora de transmitir nuestras verdaderas emociones e intenciones.

Señales de interés

Cuando las mujeres están interesadas en un hombre, muestran varias señales sutiles. Desde una perspectiva evolutiva, estas señales están profundamente arraigadas en nuestro comportamiento. Por ejemplo, las mujeres tienden a exponer su cuello echando el cabello hacia atrás, lo que permite a los hombres captar sus feromonas. Inclinar la cabeza y ligeros toques en la muesca supraesternal (la muesca entre las clavículas) también son signos de interés y comodidad.

La máxima oportunidad femenina, es cuando las mujeres inclinan la cabeza hacia abajo, miran al hombre y pestañean. Este gesto clásico, visto en íconos como Marilyn Monroe y la princesa Diana, es un intento subconsciente de atraer y cautivar.

Señales de atracción de los hombres

Los hombres, por otro lado, muestran señales diferentes cuando se sienten atraídos por alguien. Suelen apuntar con el pie hacia la persona que más les interesa, como se ve con frecuencia en programas como «The Bachelorette». También practican «espadas de piernas», es decir, separan ligeramente las piernas para establecer una presencia territorial.

Por último, los hombres suelen meter las manos en los bolsillos, dejando al descubierto los pulgares. Este gesto transmite confianza y llama la atención.

Detectando autenticidad

En el ámbito de las citas, es importante poder saber si alguien está siendo genuino o falso. Dos señales clave a las que hay que prestar atención son la felicidad y los labios fruncidos. La felicidad genuina está indicada por la activación de los músculos alrededor de los ojos. La falta de participación de estos músculos podría sugerir una felicidad falsa. Por otro lado, fruncir los labios es un signo de represión o malestar.

Señal de desinterés

Cuando alguien claramente no está interesado, tanto hombres como mujeres muestran un lenguaje corporal defensivo. Por ejemplo, cruzar los brazos o crear distancia caminando con una postura protectora indica una falta de deseo de una mayor interacción.

Aprender a leer y responder a estas señales no verbales puede mejorar enormemente nuestra comprensión de los demás. ¡Gracias por acompañarnos hoy!