Vence la fatiga de Zoom y aumenta tu resistencia en videoconferencias

Escrito por Alice Martin

¿Has notado alguna vez que cuando dos personas están a punto de pelear, se acercan mucho una a la otra y dicen cosas como «¿qué, qué, qué, qué» o «te odio»? Bueno, resulta que algo similar ocurre en las video llamadas. Pero, ¿por qué nos sentimos tan agotados después de pasar tanto tiempo en una video llamada? ¿Por qué la fatiga de Zoom es real?

¿Qué es la fatiga de Zoom?

La fatiga de Zoom, también conocida como agotamiento por las video llamadas, es cuando pasas tanto tiempo en una video llamada o mirando una pantalla de video que tu cerebro simplemente no puede manejar más. Puede manifestarse a través de varios síntomas, como sentirte más cansado que energizado después de una llamada, no experimentar la misma emoción social que cuando estás en persona, tener interrupciones constantes que dificultan la comunicación, sentirte enojado por problemas técnicos, sentirte confundido o incómodo durante una reunión, pensar constantemente en el trabajo incluso cuando estás en casa en una video llamada, y cuestionarte por qué estás haciendo esa video llamada en primer lugar.

¿Por qué ocurre la fatiga de Zoom?

Existen varias razones por las que la fatiga de Zoom ocurre. La primera es que muchas personas piensan que una video llamada es menos trabajo y más informal que una reunión en persona. Pero en realidad, las video llamadas pueden ser igual de invasivas y personales que una reunión en persona. Incluso sin que las personas puedan ver tus pies o tus manos todo el tiempo, se crea una sensación de cercanía que puede activar nuestra respuesta de pelea o huida.

Otra razón por la que la fatiga de Zoom ocurre es debido a los retrasos en el video. Incluso un retraso de 1,2 segundos puede hacer que parezcas menos amigable porque tus expresiones faciales no coinciden con tus palabras. Esto puede ser molesto y dificulta la construcción de una buena relación.

Además, en una video llamada, solo podemos ver una pequeña parte de las señales no verbales de la otra persona. Esto significa que nuestro cerebro tiene que trabajar más duro para tratar de leer al otro, lo que dificulta la producción de oxitocina, la química del vínculo y la conexión. En una video llamada, tenemos que elegir entre la conexión con el otro y leer sus señales no verbales, lo que pone a nuestro cerebro bajo una gran presión.

Consejos para mejorar la experiencia de las video llamadas

Afortunadamente, hay algunas cosas que puedes hacer para aumentar tu resistencia a las video llamadas y reducir la fatiga de Zoom. A continuación, te presento algunos consejos:

Ten un saludo inicial y una pregunta de apertura

Uno de los momentos más incómodos de una video llamada es el inicio. Tener un saludo estándar al comienzo de cada llamada puede ayudar a que todo sea más fluido. Además, en lugar de preguntar «¿cómo estás?» o «¿cómo está el clima?», intenta hacer una pregunta que genere una respuesta más emocionante y te dé energía, como «¿has hecho algo emocionante recientemente?»

Realiza pausas de dopamina

No te excedas hablando o presentando en una video llamada. Incluso si estás en una reunión por más de 10 minutos, es importante tomar pausas de dopamina. Esto significa agregar momentos de energía a la llamada, como mostrar un video, hacer una demostración, realizar una actividad o incluso hacer una pequeña pausa de café. Estas pausas ayudarán a mantener la energía y evitarán la sensación de agotamiento.

No hay reglas para las video llamadas

Todas las video llamadas son únicas, por lo que no hay reglas estrictas. Puedes ser creativo y experimentar con diferentes enfoques para mantener tu energía. Puedes definir tus propias reglas, tener fondos interesantes, utilizar objetos divertidos, adaptar el rol que desempeñas o incluso modificar las pausas de dopamina según tus necesidades y preferencias. ¡Deja volar tu imaginación!

Recuerda, la fatiga de Zoom es real, pero con algunos ajustes y prácticas, puedes hacer que tus video llamadas sean más llevaderas y evitar el agotamiento.

Deja un comentario