Conversaciones abiertas y variadas

Escrito por Mario Longo

Hola a todos! Si eres como yo, probablemente te hayan dicho alguna vez que no hables con extraños. Pero en realidad, ¿qué hacemos cuando somos adultos? Hablamos con extraños todo el tiempo. Ya sea en una entrevista de trabajo, en una reunión, en clases o en eventos de networking, estamos constantemente interactuando con personas nuevas.

Paso 1: El calentamiento

Antes de hablar con un desconocido, es importante prepararte y crear un ambiente cálido. Nuestro cerebro tiene que decidir rápidamente si la persona es amiga o enemiga. Para enviar señales amigables, debes mantener una postura abierta, hacer contacto visual directo y tener las manos visibles para un apretón de manos. Estas señales ayudarán a establecer una conexión desde el principio.

Paso 2: La apertura

Una vez que has establecido una buena primera impresión con tus señales amigables, es hora de entablar una conversación. No te preocupes demasiado por encontrar una frase de apertura ingeniosa. El mejor y más efectivo inicio de conversación es simplemente decir «Hola, ¿cómo estás?». Es simple, fácil y funciona en el 100% de los casos.

Paso 3: El apretón de manos

Después de saludar, asegúrate de estrechar la mano de la otra persona de manera firme y segura. Aunque a algunas personas no les gusta dar la mano, es importante superar esa incomodidad y hacerlo de todos modos. Los apretones de mano liberan químicos que ayudan a establecer un vínculo. Recuerda mantener tus manos secas y el apretón firme.

Paso 4: La presentación

Una vez que te hayas presentado y establecido un poco de conexión, es importante seguir construyendo la relación. La mejor manera de hacerlo es hablar un poco sobre ti mismo y preguntar sobre la otra persona. Por ejemplo, podrías decir «Hola, soy Vanessa. Esta es mi primera vez en esta conferencia. ¿Y tú?». Así comienza una conversación y deja de ser una interacción entre extraños.

Como último consejo, utilizar la comida y la bebida como tema de conversación puede ser una buena manera de romper el hielo. Ya sea sentado en un bar o en una mesa durante un evento, hablar sobre la comida y la bebida es algo que todos compartimos.

¡Y eso es todo! Ahora te animo a que sigas el consejo que nunca te dio tu mamá y salgas a hablar con extraños. Verás que es más fácil de lo que parece. ¡Buena suerte!

Deja un comentario